Header Academy

Gato de Bengala, el salvaje

Carácter 

Este tipo de gato no constituye una raza propiamente dicha, sino que es un híbrido que procede del cruce de dos especies diferentes, el gato doméstico y el gato leopardo o bengala. 

Poseen un carácter sociable, pero conviene tener en cuenta que no es un gato “al uso” y que presentan ciertas particularidades que debemos saber antes de decidir optar por uno como mascota. 

Es un felino muy activo por lo que necesita mucho ejercicio y estimulación. De lo contrario, se aburre fácilmente y pueden llegar a ser destructivos, especialmente en espacios cerrados o dentro de la propia casa (abriendo armarios y cajones, trepando por los muebles, rompiendo objetos, etc.).

Lo ideal es que disponga de espacio al aire libre bien acotado y seguro para poder salir cuando lo desee. Necesita trepar a alturas considerables y tener rascadores apropiados a su potente musculatura. También hay que proporcionarle acceso al agua ya que también son unos excelentes nadadores. 

Como cualquier otro gato, es muy importante que de cachorro pase por un periodo de socialización adecuado, exponiéndolo a todo tipo de situaciones, como visitas, niños, perros, ruidos, viajes, etc.

Físico

El gato bengala es fácilmente identificable, tiene un tamaño algo mayor al del gato doméstico y su rasgo físico más característico es su piel atigrada, que puede darse en distintas  tonalidades, que van desde el rojizo hasta el gris. La punta de la cola, el abdomen y las almohadillas plantares siempre son de color negro.

En definitiva, es una combinación excelente entre un gato cariñoso con sus propietarios pero con un punto “salvaje” que lo hace muy interesante.

Más en Sanicat Academy

INFOGRAFÍA: PREVENCIÓN Y CONTROL DE BOLAS DE PELO

INFOGRAFÍA: PREVENCIÓN Y CONTROL DE BOLAS DE PELO

Ir a INFOGRAFÍA: PREVENCIÓN Y CONTROL DE BOLAS DE PELO
Sphynx, el gato esfinge

Sphynx, el gato esfinge

Ir a Sphynx, el gato esfinge
Gato Azul Ruso, el galán

Gato Azul Ruso, el galán

Ir a Gato Azul Ruso, el galán